Revolución verde y sentido común

por Diego Gentile y Gonzalo Barreix

Entrevistar a Homero Mieres fue muy diferente a lo que esperábamos. Tocamos temas de gran interés y repercusión para la sociedad uruguaya que no teníamos pensado de antemano.Antes de llegar a la sede del Partido del Sol, donde fuimos gratamente recibidos, teníamos poca idea de cómo sería este encuentro, pero a medida que se fue desarrollando la entrevista nos encontramos con una persona que tiene mucho para decir y que urge ser escuchada.

¿Cuál ha sido la misión del

Partido Ecologista en Uruguay?

El ecologismo es un movimiento internacional muy fuerte que defiende la Tierra y que nació en Norteamérica en el año 70; en el caso de Uruguay hemos dirigido una escuela de ecología aplicada.

Fundé el Partido Verde en el año 89, después terminamos con el nombre de Partido del Sol y trabajamos también por el pacifismo; obtuvimos siempre unos pocos miles de votos, no hemos tenido una gran repercusión electoral. Integramos también junto a Ingrid Betancourt la Federación de Partidos Verdes de Latinoamérica. Aquí en Uruguay siempre hemos trabajado a nivel de docencia y a nivel político.

voces1¿Qué es ser ecologista?

Ser ecologista no es sólo preocuparse por los glaciares que se caen en la Antártica, es una forma de vida, afrontar la nueva realidad del planeta. Nuestra propuesta tiene tres pilares fundamentales.

En primer lugar, recuperar la cultura del trabajo, que hoy en día se está perdiendo,

en parte por planes asistenciales que dan dinero a cambio de nada, que destruyen el hábito de trabajar y que generan personas que optan por trabajar en negro para no perder la ayuda estatal.

La segunda cosa que proponemos los ecologistas es el esfuerzo. En este mundo el esfuerzo tiene poca prensa. La tercera, como fundamental, es la decencia como forma de vida. Hoy en día

hay demasiada corrupción, demasiada mentira como forma de hacer política; incluso se utiliza la mentira como estrategia electoral. Nos oponemos a eso y cuando proponemos revolución verde y

sentido común estamos proponiendo estas imágenes. Que haya individuos que

vuelvan a ser chacreros. ¿Le parece que este gobierno no se ocupó de los chacreros?

Hace poco los quinteros de Canelones juntaron 7.000 firmas para que se implementen políticas hacia las granjas, para que no los dejen fundir; el Presidente no los recibió y se fueron con las firmas a su

casa. Hay que desarrollar otra vez una cultura hacia la granja; también una cultura hacia la forestación. Cuando se mira la forestación que hay en el país quizás algunos piensen que es buena, pero es

suicida. No nos oponemos a la forestación, cierta cantidad es valida, pero hay que tener en cuenta que esta actividad deja divisas pero poco trabajo, hay que forestar inteligentemente. Da pena ver

tierras excepcionales llenas de eucaliptos, tierras fértiles que se perderán para siempre. Los eucaliptos chupan mucha agua y ahora hay zonas que siempre tuvieron agua y les cuesta conseguirla; los

pozos se secan, los tajamares también y cuando hay un problema de sequía no sabemos qué hacer.

Tendríamos que probar con cultivos que en otros países han dado grandes resultados y que el mundo está dispuesto a comprar o, por qué no, crear yerbatales. Somos el mayor consumidor de yerba

mate per capita en el mundo. Ya no se plantan muchas cosas que antes se plantaban. ¿Por qué tenemos que

estar trayéndolas de otro lado? Antes había por ejemplo 4.000 productores de

miel, hoy con suerte hay 2.000. No hay políticas que los contemplen, los modelos de producción que tiene el país son suicidas, el gran postor viene con dinero y compra lo que quiere, no hay una estrategia de país productivo, el país productivo es mentira, no hay un país productivo; lo que hay es una gobernación

a ojo, un modelo a ojo, y van haciendo cosas a ojo, como cuando subió el ministro Agazzi a un helicóptero y dijo que en el 14,5% del país había sequía. Fue el hazmerreír de todo el mundo. Recién cuando se habían muerto los animales empezaron a actuar y a dar ración. No tenían políticas de aguas, ni bancos de

ración, nada. No hay proyectos verdes. Se estima que sólo el 4% de la población se quedará en el campo en el futuro próximo; hay   que activar la generación de hijos y hacer políticas hacia la tierra.

voces2

¿Qué piensa de las papeleras?
No estamos en contra de las papeleras, pero podemos decir que ese modelo no es el ideal para un país como el nuestro. Que la forestación nos de casas por ejemplo, en nuestro país se crea un asentamiento

cada dos meses según el relevo de los muchachos de Un Techo para mi País. Faltan viviendas, si la forestación trae casas baratas, y forestamos con diversidad, bienvenida sea. Incluso se puede forestar y que las vacas pasten dentro de las arboledas, no es viable el modelo de forestación actual que no deja ni

pájaros. Este modelo está destruyendo y esta corriendo a los productores del campo. Tenemos que tener un plan agro inteligente para nuestro país, tener por ejemplo diversidad de producción. Uno de los lugares con más desocupación del país es Río Negro, las papeleras no generan mucho trabajo ni tampoco un gran

valor agregado.La tecnología para que no contaminen existe, pero a la larga Botnia va a ser

una tortura para Gualeguaychú y para Río Negro, pónganlo con titulares. ¿Por qué? Porque esas cosas pasan. Me opongo a que lo pongan en la cabeza de un pueblo como Rió Negro y cerca de la Argentina,

se podría haber hecho de otra manera; además en Finlandia las están cerrando, la tecnología existe, pero falló la estrategia. La hubieran puesto en otro lugar y estarían en buenas relaciones con Argentina, siempre poner una mega industria no es buen negocio. Ahora van a poner otras, no son de los mejores negocios, la contaminación se frena, pero no sé, algún día puede haber un escape o una máquina rota, las industrias así no tendrían que ser mega, tendrían que ser moderadas, con la mejor

tecnología, y que se pudiera forestar sólo en lugares aptos o en tierras descartadas para producción. Tenemos el 97% de nuestra tierra cultivable y la estamos entregando al mejor postor, al que venga

con dinero; esa es la política de Astori y del Presidente también. No saben qué hacer con este país, están contentos porque les entra dinero de empresas, pero estas empresas no dan grandes cosas, no son buenos negocios. Cada mil hectáreas de eucaliptos que plantaste, corriste a 5 ó 6 personas que vivían por allí y que

cultivaban.
¿Plan Ceibal?

Políticas como el plan Ceibal las podemos ver con simpatía, que los chicos adquieran un lenguaje cibernético es bueno, pero si no hay una política de crecimiento interior del país en el futuro el plan Ceibal será algo que actúe contra natura, como aconteció con el ferrocarril. Los ingleses instalaron el ferrocarril y en 50 años vaciaron el Interior, todo se vino hacia Montevideo. Luego las carreteras pegadas a las vías, se hizo una

gran cabeza que empieza en la rambla y termina en canelones, todo se unió, una casa tras otra, eso es gente desplazada del campo, no hubo ideas de microempresas en el campo, de biotecnología en el campo, por eso hablamos de revolución verde y sentido común, eso es lo que le falta al país. El plan Ceibal capacita a los chiquilines pero les muestra y los prepara para una realidad que en el campo no hay. Ese chico que crece, por

ejemplo en un pueblito de Florida, con la maquinita no hace nada, porque no tiene dónde aplicar ese conocimiento, y eso puede generar una gran frustración.

¿Qué propuestas tienen para los jóvenes?
La mayor falta de respeto a los derechos humanos la tiene esta estructura de gobierno, que yo apoyé pensando que traería el cambio, la mayor tragedia es hacia los jóvenes. Hay 20.000 jóvenes

que entran a la comisaría cada año y salen a las calles sin que nadie los apoye, el muchacho no nació malo.

Nosotros los ecologistas proponemos la creación de lo que llamamos unidades de producción y capacitación para jóvenes en situación de riesgo. Hay tantas estructuras vacías en el país, tomá por ejemplo Gregorio Aznárez que fue un gran polo productivo. Por qué no crear en esas zonas unidades de producción y capacitación y darles opciones a los jóvenes, en 6 meses prepararlos para un oficio, prepararlos en disciplina, en ética y luego que salgan con un trabajo. A una persona que transgrede porque falla la familia o porque falla la estructura que lo debe sostener, la debe apoyar el Estado; el INAU es todos los días noticia, no pueden contener ni a 200 jóvenes. Otra omisión a los derechos humanos son las cárceles, la mayoría de los presos de las cárceles son jóvenes que no terminaron la escuela, y que luego van a parar ahí.

Tuvo que venir la ONU a decir que se violan los derechos humanos, sin embargo por ahí aparece permanentemente el marketing de los derechos humanos. Los jóvenes no tienen derechos humanos,

los presos no tienen derechos humanos. Que ahora que vino la ONU a movilizar los tengan podría ser. Ese hacinamiento sin capacitación adecuada es entrar en la escuela del crimen, nosotros tenemos

una propuesta, que nos escuchen, es algo de sentido común y es lo que está faltando en el país. Es más negocio evitar asesinos que mantenerlos por 50 años entrando y saliendo de la cárcel, es más negocio la prevención. Hay que crear la revolución del oficio, debe gastarse ahora en crear oportunidades para los jóvenes, tendríamos que llorar en vez de alegrarnos cuando vemos que se anotan cincuenta mil jóvenes para servir café en el Palacio Legislativo, algunos van a dejar cursos o la universidad para servir café y ganar treinta mil pesos. Así es el empleo público a veces, con todo el respeto que me merece, mata la iniciativa.

Y además ganar el doble o el triple que un maestro o que un policía por servir café no puede ser.


¿Por qué su partido decidió dejar el Frente Amplio y apoyar a Larrañaga?

Nosotros estamos sumando a un grupo de gente encabezado por Larrañaga, alguien podrá preguntar ¿ésta gente los podrá escuchar? Son gente de campo, gente que sabe de tierra, como por ejemplo el senador Camy que se dedica a la lechería, o como Eber da Rosa, gente que sabe de los pueblitos del Interior.

A veces digo que nací en Yerbalito del Convoy y causa risa, porque por lo general no se conocen los pequeños pueblos. Carlos Julio Pererira, hoy presidente del directorio del Partido Nacional, fue el que trató de impulsar una política de regulación de tierras, hoy ya el 35% de los campos en Uruguay son de argentinos. Esta también el tema de la corrupción.


¿Hay más o menos corrupción que antes?

No lo sé, pero cuando salió por ejemplo Mateo Méndez renunciando al INAU y denunciando corrupción ¿se investigó? Cuando aparece en un semanario que señalan a Tabaré y a su hijo Javier por los negocios con Venezuela ¿por qué no salió el Presidente a aclarar si esto es equivocado? Negocios por 59 millones

de dólares. Cuando le preguntaron al Presidente dijo que había cosas más importantes y ningún periodista se

animó a seguir investigando ese tema. El único país del mundo que defendió la teoría de que las valijas de Antonini eran parte de un complot de los Estados Unidos. Lo más grave es que acá en presidencia trabajaba el primo del que hoy esta preso allá en Estados Unidos, era asesor de Vázquez. Cuando dio ese discurso en 18 de Julio, pensé que iba a hablar de estas sistemáticas denuncias de corrupción que aparecieron hasta en

la prensa argentina. Nunca entendí, por ejemplo, por qué se le sacó la realización de placas a Leborgne y se canalizó todo para otro lado que tiene que ver con Vázquez, ¿por qué nunca llama a una conferencia de prensa? El tema de Bengoa es una cosa insólita; el país perdió millones de dólares. Ese chiste de que Arana no sabía nada: ¿o gobernaba un inepto o se está haciendo el sota? Todos los que sumamos los votos al Frente tendríamos que tener una explicación, pero hoy en día el periodismo no pregunta, los dueños de los medios no permiten investigaciones, todo es silencio. También se cometió un error inadmisible

cuando se gastaron cifras astronómicas en promover una reelección que estaba muerta. Son demasiadas cosas que golpean, ahora hasta van a investigar al vicepresidente, nosotros pensábamos, que

bueno, venía un cambio, pero….

Señoras como la que está en el Ministerio del Interior, yo podría decir que es una tragedia, ella jamás visita a alguien o tiene solidaridad con los vecinos, ella grita y actúa bajo un modelo histérico muy fácilmente definible; es muy común ser histérico, pero ella lo es en toda su expresión, muestra sus fotos bañándose,

una persona así no esta en la más mínima condición de dirigir un ministerio, ahí falta sentido común.


Propone sentido común. ¿Piensa que es eso lo que impide por ejemplo el desarrollo de la industria, o es otra cosa?

Mira, el país está tomado por los universitarios. Si vos tomas el Frente Amplio, Vázquez es un oncólogo valioso, pero de tierra no sabe; después Astori, grado 5, pero de tierra no sabe nada; seguí con Brovetto, fue Rector de la Universidad, pero no es un hombre de tierra y de campo; Gonzalo Fernández tampoco. El país

esta regido por una elite universitaria, yo soy universitario, pero este modelo de gestión no tiene una gran visión. Si un candidato a presidente como es Mujica, dice que para solucionar el problema del campo hay que traer bolivianos o paraguayos, ahí hay falta de sentido común, hay miles de personas que se anotarían

para trabajar la tierra pero no tienen opciones. Algo está fallando, la gente se llenó de marketing, se gastó plata estatal para decir que lo que hacemos nosotros es fantástico, cuando lo que se hizo en realidad fue traer plata de grandes empresas multinacionales que buscaban donde ponerla, porque además Kirchner

le hizo la vida imposible al agro en Argentina y muchos vinieron a comprar acá. Al país le entran divisas y bueno, ahora hay poco desempleo, todos están llenos de trabajo, porque se da trabajo cerca de las elecciones, y hay plata no porque se hayan hecho las cosas bien, sino porque fue una época de bonanza,

pero ya se gastó, ya están pidiendo en el Parlamento para endeudarnos más, porque es época electoral y hay que dar trabajo ahora y gastar ahora, eso no es trabajo genuino. Tuvimos la oportunidad impresionante de convertirnos en granero del mundo, pero no vendiendo sólo materias primas, también envasando y

produciendo con valor agregado. Ahora que se gastó todo ya no lo podemos hacer, si no lo hacés en el momento que tenés ¿cuándo lo vas a hacer? Ya falló, ya están en los descuentos, vamos a terminar

esclavos de los chinos, los jóvenes, porque yo no voy a estar. ¿Por qué no podemos hacer pequeños emprendimientos en pueblitos, gastar unos millones de dólares para producir, envasar y vender?

Nota extraida de Semanario VOCES – 29-04-2009 – Año V – No. 207

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s